Wear sunscreen

keep-calm-and-wear-sunscreen-3Este no es un post original, en realidad es tan sólo un “forward“, pero igualmente no os lo podéis perder. Es como dicen en TED, “ideas worth spreading“.

Si no conoces el Manual de Un Buen Vividor… estás tardando en leerte TODOS sus posts. Cuidado que engancha.

En su último post, “Y póngase crema solar, donde da 50 consejos para pasar un buen verano, enlaza el famoso “Wear Sunscreen“, de visionado obligatorio.

El 1 de junio de 1997, Mary Schmich, publicó en el Chicago Tribune el artículo Advice, like youth, probably just wasted on the young. Tuvo tanto éxito este texto, que en 1999, el director de El Gran Gatsby, Baz Luhrmann, lo plasmó en un videoclip que en los años siguientes llegó a lo alto de las listas de éxitos.

El artículo tiene hasta su propia entrada en wikipedia. Eso sí que es dejar huella con tan sólo una columna de opinión. Alucinante. Por cierto que Schmich ganó el año pasado el premio Pulitzer.

Inspirador y lleno de frases para recordar, no tiene desperdicio.

Para guardar en favoritos y volverlo a ver cada cierto tiempo.

Y aunque ya se acaba el verano, recordad… wear sunscreen.

Anuncios

Too many options may kill a man

Hoy me he encontrado en LinkedIn un artículo relacionado con lo que os contaba el otro día.

En el artículo, Choice and Its Vicissitudes: A Lesson in How Science Works, Barry Schwartz, explica The Paradox Of Choice.

Cuenta cómo los consumidores se debaten entre el choice overload, y la single option aversion.

Por ejemplo, cuando se le presentan a compradores una gama de 24 productos, y a otros una gama de 6 productos, el lote grande genera más tráfico… sin embargo ¡el lote pequeño genera 10 veces más ventas!

Los economistas desconfían de esta teoría, ya que no obedece las leyes de mercado. Más opciones siempre debería ser bueno para el comprador, y para el sistema. Schwartz explica cómo, los datos, no acompañan a la lógica.

Entonces…a la vista de las observaciones, lo mejor parecería dar pocas opciones al comprador… ¡tampoco! Es más complicado. Los estudios demuestran que los compradores quieren tener opciones… pero no demasiadas.

With too few options, there is the risk that none will be satisfactory, whereas with too many, there is the risk of paralysis, confusion, and dissatisfaction. The trick is to find the middle ground—the “sweet spot”—that enables people to benefit from variety and not be paralyzed by it.

El propio Schwartz, que fue el primero hace una década en hablar de The Paradox Of Choice, admite que todavía no se ha conseguido modelizar con exactitud este tema, y esa falta de exactitud es la que esgrimen sus detractores. La reflexión de Schwartz es que la ciencia avanza despacio. Que no hayan conseguido modelizar este tema con exactitud, no quiere decir que no sea menos cierto.

Por último, un poco de cultura general. En el artículo hay una fotografía muy similar a la que fue en su momento la fotografía más cara de la historia, 99 Cent II Diptychon, subastada en 2007 por 3,3 millones de dólares nada menos. WTF!

99cents

Y para terminar un temazo que me ha venido escribiendo esto, Damien Rice diciendo “too many options may kill a man”. Damien Rice – The Professor & La Fille Danse.

Generaciones etiquetadas 101

Al hilo del post del otro día, os dejo un vídeo apasionante que repasa las “generaciones etiquetadas“.

La idea que os quería dejar en el post anterior, es la enorme capacidad de elección de nuestra generación, para bien y para mal. Pero sobre todo, la posibilidad de ser felices, sea cual sea nuestra circunstancia. Synthetic Happiness.

El video que os enlazo lo ha realizado la agencia brasileña Box1824. La calidad del montaje, música, y guión es fantástica. Aún siendo un video largo para lo que es internet, el montaje y la narración enganchan al espectador, informando y motivandole al mismo tiempo.

Todo un ejemplo de comunicación.

What are you doing right now? Is it something that you really love? 

El vídeo es una campaña divulgativa, sin ánimo de lucro ni propósito comercial. Bravo.

Temazos por doquier, en los créditos finales podéis ver la lista de canciones utilizadas.

The Choose Generation

A la gente le encanta etiquetar las generaciones. La generación “baby-boom“, la generación “X“, la generación “Y” o “Millenials“… que son tan altísimos que yo les llamo la generación Actimel…

Sin embargo, si hay un rasgo distintivo del estado de bienestar actual de nuestra civilización, es que somos la Generación de la Elección, ó dicho en inglés que suena mejor… the Choose Generation.

El ser humano, en especial el Homo Sapiens del que venimos, ha evolucionado los últimos  200.000 años con una limitadísima capacidad de elección. ¿Qué quería hacer el Homo Sapiens con su vida? No le preocupaba lo más mínimo. Él tenía que sobrevivir día a día. Comer, reproducirse, dormir. Nuestro homínido tatatatatatara-abuelo, estaba en lo más bajo de la pirámide de Maslow.

Antiguamente si nacías tendero, morías tendero. Si tu padre era panadero, tú eras panadero. En el mismo siglo XX, el ser humano no ha podido dirigir su propia vida en muchas ocasiones. En EEUU, paradigma de la libertad, ya podías explicarle al tío Sam tus aspiraciones en la vida, que si te tocaba desembarcar en Omaha, o tomar la colina de la Hamburguesa de camino a Saigon, te tocaba y punto. Y eso no fue hace tanto tiempo.

Sin embargo ahora estamos en lo más alto de la pirámide. Nuestra capacidad de elección es muchísimo mayor que la de nuestros abuelos. Hace menos de un siglo eran impensables frases como “voy a cogerme un año libre para hacer un MBA, quiero dar un giro a mi carrera“, “no sé si irme a trabajar fuera“, “voy a poner mi propia empresa“…

Si bien hay que valorar lo alto que hemos llegado, el exceso de elección es un dardo envenenado. 30 tipos distintos de cereales pueden abrumar al cliente en el supermercado.

El exceso de posibiliades puede generar frustración. Por cada elección tomada, descartamos muchas más. “Podría estar en un trabajo mejor“, “podría salir con una chica más guapa“, “podría…”, “podría…”.

Aunque antes he dicho que ahora estamos en lo más alto de la pirámide de Maslow… no es del todo cierto. Esta crisis que sufrimos ha limitado nuestra capacidad de elegir. Ya no podemos elegir tanto nuestras carreras, nuestros destinos, controlamos menos nuestra vida, y esto es una frustración generalizada sobre todo en los más jóvenes.

Pero como explica Dan Gilbert, psicólogo de la Universidad de Harvard, una menor capacidad de elección… ¡nos hace más felices! Cuando tenemos menos posibilidades, nuestro cerebro elige ser felíz, en lo que Dan Gilbert llama la Felicidad SintéticaSynthetic Happiness. Parece absurdo, pero lo explica fenomenalmente bien en su charla de TED, Why Are We Happy?

Una auténtica joya, no os la perdáis.

Así que pensemos la inmensa suerte que tenemos. Estamos en lo mejor de los últimos 200.000 años del hombre. Y aunque es posible que nuestras posibilidades hayan menguado algo los últimos años, recuerda que está en tí la opción y la capacidad de ser felíz.

— Actualización:

Como bien dice mi amigo @andthenitmooned , lo suyo sería decir “Choice Generation“, pero es que Choose Generation me suena bien, y además ya lo he bautizado y la criatura se va a llamar así. ;-) Un abrazo Sr!

Arrancamos

Empezar un blog no es fácil.

Al principio asalta el clásico miedo del “folio en blanco”. También hay que tener en cuenta que un blog es como una mascota, es un compromiso, y hay que alimentarlo frecuentemente. Nada de abandonarlo a la primera de cambios.
Esto entre otras cosas hacen que uno se dé a la procrastinación y lo vaya dejando para más adelante.
El otro día tomando una caña con mi buen amigo Pablo, dije por enésima vez “a ver si retomo lo del blog”… y una alarma en mi cabeza dijo ¡ya está bien!

Así que esta no es una entrada reveladora, no es un memorándum, ni una declaración de intenciones como la de Jerry Maguire, es simplemente la primera de espero muchas entradas en este blog.

Poneos cómodos, estáis en vuestra casa.

Un saludo.

Quique