Arrancamos

Empezar un blog no es fácil.

Al principio asalta el clásico miedo del “folio en blanco”. También hay que tener en cuenta que un blog es como una mascota, es un compromiso, y hay que alimentarlo frecuentemente. Nada de abandonarlo a la primera de cambios.
Esto entre otras cosas hacen que uno se dé a la procrastinación y lo vaya dejando para más adelante.
El otro día tomando una caña con mi buen amigo Pablo, dije por enésima vez “a ver si retomo lo del blog”… y una alarma en mi cabeza dijo ¡ya está bien!

Así que esta no es una entrada reveladora, no es un memorándum, ni una declaración de intenciones como la de Jerry Maguire, es simplemente la primera de espero muchas entradas en este blog.

Poneos cómodos, estáis en vuestra casa.

Un saludo.

Quique